¿Cuánto dura la obra social después de renunciar o ser despedido?

Cuánto dura la obra social después de renunciar o ser despedido

En cualquier caso de extinción de una relación laboral, sea despido o renuncia, el trabajador y su grupo familiar seguirán teniendo acceso a la cobertura de obra social por un periodo de 90 días (desde la fecha de despido o renuncia). El único requisito es que dicha relación laboral haya sido mayor a los 3 meses.

Esta es una de las principales dudas de las personas en relación de dependencia que, al ver cercana una finalización del vínculo laboral, se preguntan qué pasará con su obra social y si seguirán teniendo cobertura médica aún sin empleo.

¿Qué dice la Ley 23.660 o Ley de Obras Sociales?

La ley es clara al respecto, más precisamente la de Obras Sociales N° 23.660: “En caso de extinción del contrato de trabajo, los trabajadores que se hubieran desempeñado en forma continuada durante más de tres (3) meses mantendrán su calidad de beneficiarios durante un período de tres (3) meses, contados de su distracto, sin obligación de efectuar aportes”.

También hace mención a otras situaciones a considerar.

  • En caso de suspensión de la relación laboral sin goce de sueldo, el trabajador tendrá derecho a los beneficios de su obra social por un periodo de 3 meses, luego de los cuales podrá seguir accediendo si paga los aportes por su cuenta;
  • En caso de interrupción de la actividad laboral por causa de accidente o enfermedad, el trabajador continuará accediendo a su obra social mientras exista la relación laboral con el empleador;
  • En caso de licencia sin goce de sueldo solicitada por el trabajador, éste podrá continuar recibiendo los servicios de la obra social si paga los aportes por su cuenta.

En todos los casos, los beneficios aplican tanto para el trabajador (titular del servicio) como para su grupo familiar directo: esposó/a, cónyuge o concubino/a, hijos solteros menores de 21 años, hijos solteros de hasta 25 años (inclusive) con estudios en curso, hijos con discapacidad de cualquier edad, entre otros.

Hay que hacer una mención aparte a casos excepcionales en donde, por ejemplo, una persona decide cambiar su obra social y luego, antes de los 3 meses, es despedida. Siempre será la última obra social destinataria de los aportes la que deba brindar la cobertura médico-asistencial.

¿Y las prepagas, también me cubren 3 meses más después del despido o renuncia?

Si el trabajador contaba con un plan de medicina prepaga, también tendrá 3 meses de cobertura adicionales desde la fecha de extinción laboral. Dependiendo cuál sea la cuota de su plan y el valor de aportes, es probable que la prepaga te pase a un plan inferior.

¿La obra social dura el mismo tiempo si me echan o renuncio?

La ley de obras sociales habla de “extinción del contrato”, sin hacer diferencias entre despido y renuncia. Sea cual sea la causa de la consumación de la relación laboral, al trabajador le corresponden 90 días / 3 meses de beneficiario de su obra social.

Hay muchas obras sociales que, en casos donde el trabajador renunció a su empleo, no quieren cumplir con esta continuidad del servicio, por lo que es importante que el beneficiario tenga claros sus derechos. Siempre está la opción de presentar un reclamo a tu obra social por este u otros conflictos.

¿Qué pasa con la obra social si me quedo sin trabajo?

El beneficiario tiene 3 meses de continuidad desde la finalización de la relación laboral

Para acceder a los 3 meses de cobertura médica posteriores a la finalización laboral, no debería ser necesario hacer ningún trámite (más allá de los correspondientes a los actos propios de la renuncia o despido).

En algunos casos, y hasta puede ser recomendación de la Superintendencia de Salud, se le puede solicitar al titular que presente una carta de despido (en este caso, redactada y firmada por el empleador) o de renuncia (en este caso, redactada y firmada por el empleado y con acuse de recibo del empleador); en este último caso, algunas obras sociales pueden tomar como válido el telegrama.

Una vez finalizados los 90 días posteriores a la fecha de renuncia o despido, los servicios van a inhabilitarse en forma automática, sin importar cuál sea tu obra social. ¿Qué opciones hay?

  • Acceder al sistema de salud público;
  • Acceder a un seguro por desempleo;
  • Pagar una prepaga;
  • Inscribirse en el monotributo para continuar con los aportes a una obra social.

La opción del seguro por desempleo

En caso de despido, el beneficiario podría solicitar adherirse al seguro de desempleo del gobierno nacional, mediante el cual se puede extender el beneficio de la obra social por hasta 12 meses.

Los únicos requisitos para acceder a este beneficio son: haber finalizado recientemente una relación laboral por despido injustificado y que el empleador haya realizado los aportes correspondientes. Además del beneficio de la obra social, la persona recibirá un pago mensual, asignaciones familiares y ayuda para la reinserción laboral.

El tiempo por el cual la persona recibirá estos beneficios dependerá de qué tan larga haya sido su última relación laboral, yendo desde los 2 hasta los 12 meses.

¿Cómo solicitar el seguro por desempleo? Debe hacerlo en oficinas del ANSES o RENATRE (con turno), llevando original y duplicado de: DNI, telegrama o carta documento de despido, firmada por empleador y certificada por escribano público o banco y últimos recibos 6 recibos de sueldo.

Deja una opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *